El mobiliario diseñado y estructurado para equipar el espacio urbano, como plazas públicas, parques, estacionamientos, debe primeramente cumplir con una de sus principales características que es, ser eficaz y de calidad, porque en gran medida tiene la función de enriquecer la experiencia que ofrecen los espacios públicos.

 

La pregunta es ¿cómo elegir el equipamiento urbano adecuado? La respuesta es sencilla, siempre y cuando los urbanistas, arquitectos y diseñadores responsables del proyecto, tengan completo entendimiento del lugar, de la cultura y del tipo de infraestructura en dónde se ejecutarán las ideas.

 

Algo que debemos tomar en cuenta, es que las personas tienden a evitar las cosas que no les gusta, cuando algún usuario tuvo que vivir una experiencia negativa con algún tipo de equipamiento ya sea banca, mesa o bote de basura, seguramente habrá un alto porcentaje de probabilidad de que dude en volver a usarlo. Las experiencias negativas pueden referirse a incluir asientos incómodos, una vista insatisfactoria o incluso un olor desagradable de un bote de basura cercano.

 

Pero afortunadamente las experiencias negativas pueden resolverse ejecutando buenas prácticas de arquitectura y urbanismo. Y es que este tipo de mobiliario debe ofrecer múltiples formas para que los usuarios interactúen con ellos, permitiéndoles una sensación de personalización del espacio con la optimización del equipamiento arquitectónico.

 

El diseño del espacio, así como el contexto natural, puede ser una guía para elegir el equipamiento adecuado, porque, en definitiva, debe ser una elección que ayude a evitar que los espacios se vean y perciban rígidos, inseguros, insalubres o de mala calidad; Al contrario, el mobiliario urbano como bancas, botes de basura, mesas, bolardos, luminarias, señaléticas, etc, deben aportar un elemento interesante a un paisaje atractivo y saludable.

 

 

El reto es elegir la mejor opción en sillas, mesas, botes de basura y todo tipo de equipamiento y material para idear y equipar los proyectos urbano de forma creativa e innovadora. Y es que su papel es fundamental porque a través del él, los ciudadanos ejercen su derecho a la ciudad.

 

La pregunta claves es ¿Cómo el equipamiento urbano favorece la imagen de las ciudades?, mediante la correcta integración con el entorno y es que, en algunas ciudades, la implementación de equipamiento, junto con el mejoramiento de infraestructuras. Sin embargo, quedan muchos retos en el camino hacia el fortalecimiento de los procesos de inclusión social y para lograr el funcionamiento óptimo de estos espacios en su relación con el entorno.